Domingo 26 de Mayo de 2024

CRIMEN DE ANGELES: «EL FINANCISTA»… ¿AMIGO, EX EMPLEADOR O PAGADOR DE SILENCIOS?

Publicado: 03-09-2013

Sin título

Un Comisario General retirado dijo: «Hay alguien que está poniendo fortunas pocas veces vista en la historia criminalística argentina para salvar -¿o terminar de hundir? – a un personaje que no es un perejil, que tampoco es una luminaria, ni un carismático, como Jorge Mangeri.
Ese financista del portero tiene que saber mucho del caso Ángeles Rawson; si yo estuviera en la investigación de la causa le salto al cuello y hasta que no confiese no le suelto la yugular».
Este ex investigador, que fue vital para la resolución de casi todos los casos de secuestros extorsivos de los años 70/80 y estando retirado de la actividad fue convocado hace 19 años para colaborar en la causa AMIA, y cuando observó que la investigación se desmadraba decidió abandonarla
Se apoya en la teoría del «tercer hombre», alguien que está fuera de la escena principal del crimen pero que hipotéticamente también está dentro, aunque no se sepa mucho de él.
Los dos personajes centrales de quienes todos hablan en el caso de la joven asesinada son Jorge Mangeri, único imputado, y la siempre sospechosa presencia del extraño señor Sergio Opatowski.
«No recuerdo antecedentes en la historia criminal de un tipo como Mangeri, que puede ser un buen trabajador pero no brilla más que por eso, que haya tenido un filántropo que invierta fortunas en su defensa cuando la guillotina de la prueba genética lo condena casi inexorablemente.
El estudio de Miguel Pierri contrató no menos de cinco abogados, peritos aunque ya haya echado a dos (Locles y Méndez) y hay otros consultores tras la escena que le tiran ideas al defensor, toda gente muy cara, a la que se le paga por adelantado o en cuotas pero que sale una fortuna.
¿Un ex empleador de Mangeri que lo aprecia tanto pone semejante montaña de dinero cuando la prueba de ADN es irrefutable? Habria que investigar los trabajos anteriores del portero y develen la identidad de ese sujeto, ese «tercer hombre» tiene que saber mucho del encargado de la calle Ravignani».
«Puede ser que al principio el Sindicato de Porteros de la familia Santa María se hizo cargo del patrocinio del portero, pero si realmente lo quieren defender bien no permiten que la opinión pública se les ponga tan en contra. El psiquiatra Adolfo Méndez no podria salir a decir la barbaridad que dijo, el perito se inmoló con su declaración y aunque lo hayan dejado afuera el mal ya está hecho,…pero ya cobró».
«El financista de la defensa de Mangeri tiene un secreto íntimo con el portero, puede ser por el caso Ángeles o por un caso anterior que no sabemos de qué se trata, y compra el silencio del portero y su familia (al menos de su mujer Diana Saettone) pagando una defensa que en realidad lo que hace frente a la Justicia y la opinión pública es hundirlo cada día más». La investigación es un desastre jurídico, es una coincidencia general que nadie duda. Pero no estaría mal saber quién es el hipotético tercer hombre en esta trama siniestra.