Sábado 13 de Julio de 2024

CRIMEN EN PALERMO: FALTA DE MERITO PARA EL PORTERO. LA MUCAMA AUN ESTA PROFUGA

Publicado: 15-05-2013

47198_120825_650x420

La decisión de liberar a Patrocinio Pérez González  el ayudante de portería del edificio de la avenida Del Libertador 3122, donde el 4 de mayo fue asesinada Alicia Ruth Sasson (53), fue adoptada por la jueza de instrucción a cargo de la causa, Karina Zucconi. Le dictaron la falta de mérito, pero la jueza no lo excluyó de la causa y seguirá investigándolo, pero entendió que aún no hay pruebas suficientes que indiquen que Pérez González estuviera al tanto de que las dos mujeres que están siendo buscadas como autoras irían a robar y a cometer un homicidio en el departamento 1ro. “B”. Pérez González estuvo 10 días preso en el penal de Ezeiza acusado como partícipe de un “homicidio agravado críminis causa” y cuando fue indagado por la jueza Zucconi sólo dijo que era inocente y se negó a contestar preguntas.  Su defensor, Angel Ramallo, dijo que sabía que no había elementos suficientes en el expediente como para atribuirle una participación en el crimen y que si estuvo preso fue “por los nervios que le generó ser interrogado por la policía”. El encargado quedó comprometido en la causa cuando la policía y la fiscal Graciela Bugeiro revisaron los videos de las cámaras de seguridad del edificio. En su primer contacto con la policía, Pérez González había dicho que antes de que encontraran asesinada a la víctima, él había visto irse del edificio a la empleada doméstica sola. Pero en los videos se ve que la empleada, a quien conocían con la falsa identidad de “Silvia Cáceres”, no sólo se había retirado a las 8.58 con otra mujer desconocida y ajena al edificio, sino también que fue el propio Pérez González quien, a las 8.28, le había permitido el ingreso al edificio a la esta sospechosa y además le indicó el camino hacia el 1ro. “B”. En su declaración testimonial en la comisaría y antes de quedar preso, el encargado explicó que al principio no mencionó la llegada de esta mujer porque cometió “un error” en dejar ingresar una extraña al edificio sin consultar al propietario y no quería “tener inconvenientes” con su trabajo. También dijo que si le abrió a la desconocida fue porque la mucama “Silvia” le había avisado a través del portero eléctrico que iba a llegar una amiga para ver un trabajo en la casa de la hija de su patrona.  Pero el encargado también quedó comprometido por cuatro llamadas entrantes que recibió en su celular entre las 7.10 y las 7.50, desde el celular que usaba la mucama de origen paraguayo ahora prófuga. El crimen ocurrió el sábado 4 de mayo por la mañana y fue descubierto por el viudo, Isaac Juejati, cuando a las 11.40 regresó del templo, encontró la puerta de servicio de su departamento entreabierta y halló en su dormitorio a su mujer desvanecida, atada de pies y manos con medias de nailon, arrodillada a un costado de la cama, con la cabeza apoyada en el colchón y una sábana con sangre junto a su cara.