Miercoles 19 de Junio de 2024

El blanqueo de bienes no declarados alcanzó los u$s 116.800 millones

Publicado: 04-04-2017

Efectivamente, la cifra cubrió las expectativas y hoy el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, anunciaron la cifra final del denominado, en lo formal, «sinceramiento fiscal».

Totalizó los u$s 116.800 millones, u$s 23.500 millones blanqueados en el país y u$s93.300 en el exterior . Es decir que el 80% del dinero que se declaró en el blanqueo está fuera del país. «Es un voto de confianza no solo en este gobierno, sino en el país, porque estos activos quedan declarados para Argentina”, destacó Dujovne en la conferencia de prensa.

“Los fondos pasan a la ANSeS. Tenemeos una ejecución de $75.000 millones por la Reparación Histórica», agregó el ministro. Por su parte, Abad precisó que, por las sumas ingresada al sistema fiscal con el blanqueo, se recaudaron $148.600 millones, equivalente «a un mes de recaudación”.

El titular de la AFIP resaltó que con la declaración de activos en negro, entre inmuebles, acciones y dinero en efectivo, entre otros, la base imponible casi se duplicó ya que ascendió de u$s116.000 millones a u$s 226.000 millones. “Esto permitirá poder llevar adelante una reforma impositiva inteligente”, agregó.

Abad informó que de los u$s116.800 millones declarados en el Proceso de Exteriorización de Capitales, alrededor de u$s20.500 millones correspondieron a la declaración de 167.000 inmuebles de parte de contribuyentes argentinos, de los cuales 110.000 están dentro del país y el resto en el exterior. «Es como si un día nos acostáramos y al otro día, cuando nos despertamos, aparecieran de la nada 220 countries, de 500 casas cada uno», graficó Abad, con ironía.

El «Régimen de Sinceramiento fiscal» se extendió ocho meses, del 1º de agosto de 2016 al 31 de marzo de 2017, y se implementó a través de la resolución general 3919. Estaba destinado a argentinos (personas físicas y jurídicas) con acreencias «en negro» en el país o en el exterior. Los contribuyentes «en regla» con la AFIP fueron favorecidos con beneficios y los que quisieran regularizar deudas fiscales, con una moratoria.

La primera etapa del blanqueo concluyó el 31 de de octubre de 2016, para declarar dinero en efectivo que estuviera fuera del sistema financiero, y, la segunda, el 31 de marzo de 2017, para el exteriorizar otros bienes (inmuebles o depósitos).

Hasta los $305.000, no había establecido costo fiscal o multa. Hasta los $800.000, se estableció un impuesto del 5% de lo declarado. Para el blanqueo de inmuebles, no se pusieron topes y se estableció una tasa impositiva del 5% sobre lo declarado.

Para los bienes o montos superiores a $800.000, el impuesto ascendía a 10%, hasta el 31 de diciembre de 2016, y a 15% hasta el 31 de marzo de 2017.

Para zafar del pago de impuestos, el gobierno ofreció la alternativa de suscribir el monto total blanqueado a a un bono a tres años que no paga interés o en otro, a siete, intransferible por cuatro años y que pagará un interés de 1%. El denominado «bono mágico» permitió destinar sólo un tercio del monto ingresado al sinceramiento y que el Fisco considerara saldado el 100% del pago.