Domingo 16 de Junio de 2024

EL PRIMER ARREPENTIDO: «MENTI, PIDO PERDON»… PALABARAS DE FEDERICO ELASKAR

Publicado: 17-04-2013

0001077895

Federico Elaskar se retractó de sus dichos luego de la transmisión de las cámaras ocultas que generaron un escándalo porque, tanto él como Leonardo Fariña, declaraban ser parte de una red de lavado de dinero.

El hijo del empresario Marcelo Elaskar le concedió una entrevista a América Noticias en la que aseguró «Mentí, pido perdón». «La empresa era mía, la vendí. Eso es verdad. Cuando la vendí me fui del país a emprender proyectos en EE.UU. volví a los 2 meses porque me fue mal y quise cambiar las clausulas de retención porque no me habían pagado el total. Fui imputado por mi padre y mis hermanos por una cuestión de extensión de responsabilidad, por eso los compradores dejaron una cantidad retenida. Existe un contrato. Ellos compraron todo, ese saldo queda retenido por contingencias sobre reclamos o juicios que fueron iniciadas sobre la empresa de mi padre y por portación de apellido reclaman sobre mí. Yo firmé de común acuerdo, yo me voy y vuelvo a Argentina a reunirme con estar personas a ver el tema de las garantías», explicó.

El empresario aseguró que hizo esas declaraciones ante Lanata porque «No se pudo hacer y lo hice por enojo con Leo Fariña, Rossi y gente que trabajó para mi en mis empresas. Utilicé información que me llegó, y la maximicé. Uno no puede tener una firma en un banco si no está presente. Nunca hubo lavado de dinero. Ese GI no era una cueva. Yo publico todo lo que hago porque las cosas no sos ilegales. Son operatorias financieras que se realiza, común y corriente. No sacaba plata del exterior y eso se puede comprobar. Lo dije porque estaba enojado, porque soy joven me equivoqué y pensé que así esta gente me iba a ayudar».

Intentando aclarar por qué hizo esas declaraciones afirmó «Yo intento que ellos, la empresa que me compra,  se ponga de acuerdo conmigo, poder liberar el 80% y con el otro 20% ir a responder a las demandas. A Lázaro Baez no lo conozco. A Fariña lo conozco porque necesitaba asistencia financiera. Mi relación con Fariña nace porque el hacía operaciones financieras como cualquier otra persona en la «city» porteña. Lo que yo intenté realizar no fue una autoincriminación, me quise dar una especie de palanca para poder negociar».

Además aseguró: «Le pedí a Lanata que la cámara no saliera.  Le dije en la cara que era una mentira. Operaciones ilegales no hubo, estoy intentando aclarar el problema que generé yo. Eso es una realidad. Por la memoria de mi padre, en mi vida empresarial jamás atendí a un funcionario del gobierno».