Sábado 13 de Abril de 2024

FUTBOL VIOLENTO: SE SUSPENDIO VELEZ – ALL BOYS.

Publicado: 08-06-2013

velez-all-boys-fue-suspendido-incidentes-las-tribunas

El partido que igualaban sin goles Vélez Sarsfield y All Boys en Liniers fue suspendido esta noche a los 26 minutos del primer tiempo por incidentes entre hinchas visitantes y la policía, en una de las cabeceras del estadio «José Amalfitani».
El árbitro Pablo Díaz, después de aguardar cerca de 20 minutos para que se normalizara la situación, ordenó por «falta de garantías» la detención del juego, correspondiente a la 17ma. fecha del Torneo Final.
Los problemas, según versiones de la dirigencia de Floresta, se iniciaron con el partido en marcha cuando algunos simpatizantes de All Boys que tenían entrada general quisieron pasar a la zona lindante de plateas por falta de espacio en el sector asignado.
El vicepresidente del «albo», Fernando Catapano, informó que su club recibió 2.200 populares y 400 plateas para el clásico barrial con Vélez.
La policía impidió la mudanza de esos hinchas y se generó entonces un cruce dentro y debajo de la tribuna de la calle Reservistas Argentinos.
«Tenemos, al menos, tres personas lastimadas, sin gravedad, que fueron atendidas por médicos ambulantes», admitió Catapano.
Una vez desatada la pelea, la barra brava de All Boys acudió en defensa de los hinchas y posteriormente rompió una parte del alambrado para invadir el campo, lo que generó la interrupción del partido.
En ese momento, la hinchada de Vélez intentó pasar de la cabecera local hasta el lugar de los disturbios por el corredor interno de la platea Sur y la policía lanzó gases lacrimógenos para impedirlo.
En efecto, ya con el presidente de All Boys, Roberto Bugallo, en la tribuna visitante para intentar calmar los ánimos, el árbitro entendió la irremediable vía de la suspensión.
Una segunda versión, también reconocida por la dirigencia visitante, fue que algunos hinchas se pelearon con la policía fuera de la cancha, tras negársele el ingreso por no haber superado el test de alcoholemia.
Antes de los disturbios, hubo un rato de juego en el que Vélez insinuó una ligera superioridad, aunque sin manifestarlo con llegadas concretas más allá de un tiro de Federico Insúa al minuto.