Sábado 22 de Junio de 2024

LA PELEA ESTELAR DE LA NOCHE, SEGUNDOS AFUERA: «MARAVILLA» MARTINEZ – MURRAY

Publicado: 27-04-2013

Maravilla-Murray-frente-pesaje-Sarraf_CLAIMA20130426_0167_24

Transcurrieron siete meses y 12 días desde aquel choque memorable del Tomas and Mack Center de Las Vegas en el que Sergio Maravilla Martínez le ganó el título mundial de los medianos en la versión del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) al mexicano Julio César Chávez jr.

Fue aquella una verdadera exhibición de buen boxeo del quilmeño durante todo el desarrollo. Con un toque de dramatismo en el último asalto cuando Chávez lo derribó y estuvo a punto de torcer una victoria que parecía intocable. Pero reaccionó Martínez y le dio un final épico a la pelea.

Casi 5 mil argentinos invadieron el estadio poblado por más de 15 mil mexicanos. Y ese fue el espaldarazo clave para afirmar una popularidad creciente que Martínez había empezado a construir con espectaculares triunfos en Estados Unidos y con una campaña de convencimiento hacia el público argentino con reiteradas presencias televisivas.

Se descubrió ahí a un deportista diferente, de buenos modales, correctos discursos y elegancia mundana que complementaron con exactitud las dotes de un boxeador de gran técnica, inteligencia y excelente preparación atlética. El combo lo transformó en un personaje-modelo en una actividad, la del boxeo, que necesitaba una explosión que lo rescatara de la medianía en la que estaba sumergido. Desde los tiempos de Carlos Monzón no se producía un sacudón de emoción popular semejante. Y este fue multiplicado por una enorme maquinaria publicitaria.

Entonces, con su nueva imagen a pleno, Sergio Martínez se volverá a mostrar ante el público argentino después de 11 años (en febrero de 2002 le ganó por puntos a Francisco Mora). Se radicó en España y fue armando su gran carrera de 54 peleas con 50 triunfos (28 KO) dos derrotas (un KO) y dos empates. Fue primero campeón mundial interino de los superwelters del CMB. Y se consagró campeón mediano (del CMB y de la Organización Mundial de Boxeo) cuando le ganó al estadounidense Kelly Pavlik en abril de 2010. Desde entonces se produjo el rápido ascenso. Renunció a ese título en acuerdo con el CMB (se le dijo que estaba a punto de quebrar por un juicio la empresa alemana Universum y que necesitaban un campeón mexicano para que lo aprobara la cadena HBO) y sufrió, luego, una larga espera hasta que Chávez le dio la oportunidad de reconquistarlo.

A los 38 años quiso hacer su primera defensa en Argentina y ante un público masivo. Por eso se eligió Vélez esperando la concurrencia de 40 mil personas. Y se eligió también a un rival acorde. El inglés Martin Murray tiene 30 años y una campaña de 25 triunfos (11 KO) y un empate.

Está invicto y la igualdad con el alemán Felix Sturn, un supercampeón, lo califica. En noviembre le ganó por KOT en el sexto round al venezolano Jorge Navarro y se consagró campeón interino de la Asociación Mundial de Boxeo (ese título no estará en juego hoy). Es de línea ortodoxa, buena técnica y pegada justa aunque algo lento en sus desplazamientos. No parece un súper boxeador pero tampoco alguien a quien subestimar.

Martínez es el favorito, claro.

Y dice que piensa definir por nocaut. Hará, seguramente, el despliegue técnico de siempre, de menor a mayor, e intentará ejercer el dominio psicológico sobre su adversario. La única inquietud la puede plantear su lesión en la rodilla derecha que lo obligó a una costosa recuperación.

Habrá fiesta de boxeo, entonces. La reunión comenzará a las 5 de la tarde y la pelea central ocurrirá pasadas las 23. La lluvia anunciada no tendría que entorpecer un espectáculo esperado con tanto entusiasmo durante tanto tiempo.