Lunes 27 de Mayo de 2024

«VIOLENCIA DE GENERO «LA CAOTICA VIDA DETRAS DE UNA PUERTA»

Publicado: 26-09-2013

La mujer que fue rescatada tras haber sido mantenida cautiva durante alrededor de un mes por su pareja en una casa de la ciudad de La Plata, contó hoy que su ex novio aparenta ser «amable» y «encantador» pero es un «manipulador». En tanto el presunto agresor, negó haber mantenido secuestrada a su mujer de 38 años a quien acusó de tener problemas de personalidad y adicciones.  A los pocos de día de conocerlo ya me empezó a propinar golpes. No lo denuncié porque amenazó a mi familia y a mis amigos, que tuvieron que cambiar sus números de celular», contó . «El  6 de septiembre me dio una golpiza muy grave. Gracias a unos vecinos que lo denunciaron logré escapar, pero siguió amenazando a mis papás», agregó.
«En 45 días me «cagó» la vida. Todo el tiempo (me decía) «vos no servís para nada, inútil», «lo que vos ganás como abogada en un mes yo lo ganó en un día», «sos una negra de Los Hornos». Me envolvió y me iba diciendo que solamente él me amaba», relató.
También dijo que luego de golpearla la drogaba. «Me inyectaba varias pastillas y me tenía todo el tiempo con él. Creo que fui dos o tres veces a hacer mandados, pero al final no podía ni hablar con los vecinos», concluyó.
El sexo fue un capítulo aparte en la relación. Y la prueba de que dentro de una pareja las relaciones sexuales no siempre son consentidas. «La mayoría eran por la fuerza. Me llevaba a un boliche y teníamos sexo delante de todos, en la pared, en un sillón o en un baño. Nadie nos decía nada porque él conoce a todos. También me hacía tener sexo con sus amigos. Por su parte, el ex novio, identificado como Jorge Cristian Martínez Poch, quien quedó detenido y acusado de «privación ilegal de la libertad doblemente agravado por la violencia y amenazas con las que se cometió y el grave daño ocasionado a la víctima y su salud», la cual fue consentida por el juez de garantías Jorge Moya Panisello.
El acusado, que trabaja como disc jockey, declaró ante el fiscal del caso, y negó haber secuestrado a la mujer. Además dijo que quiere mantener la relación de pareja y sostuvo que la profesional tiene problemas de personalidad y adicciones.      
“Quiero dejar en claro” que la víctima “todos los días de lunes a viernes iba a trabajar” al estudio jurídico donde cumplía funciones antes de su internación “se movió, hizo y estuvo en la calle, por lo que bajo ningún punto de vista pudo estar privada de su libertad”, alegó Martínez en su indagatoria, pese al consejo de la defensa quien le dijo que llame a silencio.
El acusado dijo que hace varios días tuvo que ir hasta un pueblo del interior de la provincia a buscar a la joven porque temía que se quitara la vida.

Tags: