Conmoción en Uruguay: la principal hipótesis del asesinato de los tres infantes de la Marina apunta al narcotráfico

Publicado: 01-06-2020

Una perra cimarón cruza con labrador es la único testigo de la ejecución de los infantes de marina uruguayos ultimados este fin de semana en un local ubicado al suroeste de la fortaleza del Cerro de Montevideo.

El animal –uno de los miles de perros callejeros que hay en las calles del país- era la mascota de los fusileros navalas que tenían la consigna de custodiar un lugar que fue definido por el ministro del Defensa, Javier García, como de ningún valor para la seguridad nacional.

En el lugar existió una antena de radar del sistema de control instalado durante la dictadura militar que gobernó el Uruguay entre 1973 y 1985. Con el correr de los años el sistema cayó en desuso al tiempo que empresas de telefonías celulares alquilaron un espacio para colocar sus antenas. Hasta el momento ningún jerarca uruguayo explicó que motiva la presencia de tres efectivos militares en un lugar de nula importancia para la seguridad nacional.

Los investigadores de la Policía analizan el contenido de las imágenes captadas del lugar tanto por cámaras del Ministerio del Interior como otras privadas. Empero, fuentes del caso entienden que los asesinos treparon el cerro por el lado contrario donde están colocadas la mayoría de las cámaras.

Tampoco queda claro como tres infantes de marina fueron sorprendidos por los asesinos cuando precisamente se encontraban de guardia. Los autores del crimen entraron al predio por un agujero existente en la alambrada que cerraba el predio. Luego se acercaron a la casa prefabricada donde ultimaron de varios disparos a los dos marinos que se encontraban despiertos de guardia. El tercer fusilero estaba durmiendo en un colchón tirado en otra habitación del local. Apenas pudo levantarse. El asesino disparó en varias ocasiones causándole la muerte inmediata.

fuente: infobae

Comentarios

Comentarios en Facebook