Domingo 26 de Mayo de 2024

«Cuádruple crimen de La Plata», un testigo complica al remisero Tagliaferro

Publicado: 26-10-2013

Sin título

Un hombre que compartió celda con Javier “La Hiena” Quiroga, uno de los detenidos por el cuádruple crimen de mujeres en La Plata, aportó una nueva versión del hecho y desvinculó a Osvaldo “karateca” Martínez, ex novio de una de las asesinadas y también imputado en la causa. 
Se trata de un hombre que declaró en una causa por falso testimonio que se le sigue al remisero Marcelo Tagliaferro, quien la noche de los asesinatos aseguró haber visto al «Karateca» Martínez en la escena del crimen. 
El hombre de unos 60 años está declarado inimputable en una causa por homicidio y que si bien cumple su pena en un pabellón neuropsiquiátrico, los médicos dijeron que estaba en condiciones de declarar.
Según su testimonio, Quiroga le contó en la cárcel que conocía a Susana De Bártole y por eso fue a su casa de la calle 28 entre 41 y 42 con el fin de robarle, para lo cual esperó que la hija de ésta, Bárbara Santos ingresara a bañarse.
De acuerdo a ese relato en ese momento, le pegó con un palo de amasar a Bártole y luego fue hasta la habitación de Micaela Galle, la pequeña hija de Bárbara, a quien apuñaló cuanto trataba de mandar un mensaje por celular a su padre.
Luego atacó a Bárbara cuando salía del baño y en ese momento ingresó a la casa Carlos Daniel Videla, un ex vecino de “La Hiena” que lo acompañó para robar al departamento.
Según la versión del detenido, Videla ayudó a rematar a las víctimas y es quien le abrió la puerta a Marisol Pereyra (35), amiga de la familia, quien llegó a la casa y fue asesinada. 
Sería Videla quien salió a decirle a Tagliaferro con el torso desnudo que se vaya porque Marisol se quedaba y no el «Karateca» Martínez, tal como declaró el remisero en la causa.
Martínez y Quiroga serán juzgados por el Tribunal Oral en lo Criminal 3 de La Plata, integrado por los jueces Ernesto Domenech, Florencia Butiérrez y Andrés Vitali y se prevé que declaren más de 170 testigos.
En la investigación, el fiscal Alvaro Garganta consideró probado que el 27 de noviembre de 2011 «por lo menos dos hombres, conocidos de la familia, mediante múltiples golpes y heridas de arma blanca, le dan muerte a Bárbara Santos, a Susana de Bártole y a Micaela Yamila Galle Santos con el fin de lograr su impunidad».
Precisó además que «en dichas circunstancias, ante la llegada imprevista de Marisol Pereyra, el primero (Martínez) la recibe y el segundo (Quiroga) la ultima por idéntico motivo». 
El único que continúa en prisión es Quiroga, ya que la Cámara Penal platense consideró que no había suficientes pruebas para mantener detenido a Martínez, quien siempre dijo ser «inocente».