Miercoles 22 de Mayo de 2024

EL INFORME DE LA CIA: ¿OVNIS O EL AVION ESPIA U-2 ?

Publicado: 18-08-2013

MB-u2

La mítica Área 51, en el desierto de Nevada, Estados Unidos, era el lugar donde el ejército estadounidense «ocultaba las pruebas de la existencia de los ovnis y la vida extraterrestre».

En efecto, la base militar más secreta de ese país albergaba grandes misterios. Pero no eran extraterrestres, eran aviones espía U-2, según revelaron documentos de la CIA.

El Área 51, de unos 51 km de largo, fue seleccionada en 1955 para servir de terreno de pruebas de este aparato. Por eso los aficionados a los ovnis celebran que la CIA haya hecho finalmente este reconocimiento

El Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington hizo una solicitud de información de documentos públicos para obtener la historia de la CIA sobre uno de los proyectos más secretos del Área 51 durante la Guerra Fría, el programa del avión espía U-2. El documento de 407 páginas tiene muchas partes censuradas, por lo que ¿quién puede decir que esos párrafos no sean precisamente los que hablen de hombrecitos verdes? 

Desde el inicio de los vuelos de práctica y de entrenamiento, «la elevada altura alcanzada por los U-2 produjo rápidamente un efecto secundario inesperado: el fenomenal aumento de los avistamientos de objetos voladores no identificados», relatan los autores de la nota de la CIA. Es que en aquella época, los aviones comerciales volaban a una altura de entre 3000 y 6000 metros, mientras que los U-2 alcanzaban 20.000 metros, explican. 

«Avistamientos como ésos eran muy frecuentes de parte de pilotos comerciales que volaban de Este a Oeste», cuando el sol estaba casi a nivel del horizonte y el avión permanecía «en la sombra».

Cabe destacar que el carácter ultrasecreto del programa U-2 impedía a los funcionarios de la fuerza aérea encargados de investigar los avistamientos de ovnis decir la verdad y «responder a quienes les escribían la verdadera razón» de estos fenómenos.

Sin embargo, la versión de los investigadores de este tipo de fenómenos es que la base se guardan vehículos extraterrestres, pruebas del «incidente de Roswell» -el supuesto accidente de un ovni, en Nuevo México, en 1947- y cuerpos de habitantes de otros planetas.