Martes 28 de Mayo de 2024

«Espera el juicio por matar a un penitenciario jugando al futbol 5», violó el arresto domiciliario. Sigue en su casa

Publicado: 24-10-2013

300x300xCristian-Marcelo-Enciso_jpg_pagespeed_ic_NbbRrkVJy-

Ana María Jalil, de 54 años, sufrió hace dos años un golpe terrible: le mataron a su hijo de 30 años a puñaladas y golpes en el barrio San Carlos. El presunto asesino se entregó días después, fue detenido y se le dictó arresto domiciliario  

Anteanoche la mujer se llevó una sorpresa desgarradora, salió a hacer unos mandados y a dos cuadras de su casa vio al acusado jugando al fútbol 5 con unos amigos en un complejo deportivo de La Cumbre, en 32 y 135.

La mujer, casi descompensada, llamó al servicio de emergencias 911 y en minutos llegaron policías de la subcomisaría La Unión. Los efectivos atraparon al sujeto, identificado como Marcelo Enciso, de 32 años, y fue alojado en la comisaría Sexta. El hombre había sido beneficiado por la justicia con arresto domiciliario, pero de ninguna manera tenía permiso para realizar actividades recreativas fuera de su casa.

Daniel Ignacio Zamorano, hijo de Ana,  un penitenciario de 30 años, encontró una horrible muerte el 7 de noviembre de 2011 cuando en la vereda de una peluquería de 32 entre 155 bis y 156 fue ultimado a golpes y cuchilladas. El ataque ocurrió luego de un conflicto vecinal en el que familiares suyos fueron increpados y amenazados por allegados al homicida.

“Mi hijo fue al lugar para retirar a sus hermanas y sobrinos, porque les querían pegar. Llegó en un auto acompañado de familiares y mientras las llamaba para retirarlas de ahí, el asesino lo atacó a golpes y puñaladas, sumándose enseguida al ataque dos carniceros y hasta algunas mujeres que estaban con quien le quitó la vida a Daniel”, expresó la madre de la víctima.

“La justicia liberó al que asesino ‘carneando’ a mi hijo con otros dos carniceros. Lo dejaron en libertad con prisión domiciliaria y con salidas laborales. Él ahora nos amenaza, anda por la calle, es una injusticia y nadie nos atiende”, aseguró la mujer.

El juicio oral por el crimen comenzará en marzo próximo.

“Se argumentó para darle este beneficio -a Cristian Marcelo Enciso- que debe mantener a su familia. Pero mi hijo también era mi sostén económico y este asesino no tuvo la menor piedad con él, ya que con sus conocimientos como trabajador de un frigorífico lo abrió a cuchilladas en varias partes del cuerpo”, enfatizó.