Jueves 18 de Julio de 2024

La AFIP intimó por morosa a Florencia Kirchner, la hija de Cristina Fernández

Publicado: 19-08-2017

La AFIP le envió a la Justicia una solicitud de ejecución fiscal porque la hija de la expresidente, Florencia Kirchner, debe más de $ 100.000 en impuesto a las ganancias y Bienes Personales.

La medida fue solicitada al juez de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, Javier Leal de Ibarra, subrogante en el juzgado federal de Río Gallegos. Si el magistrado ordena la ejecución, la AFIP le trabará un embargo a Florencia Kirchner por el monto de su deuda con el fisco, que supera los $ 100.000. El detalle de los impuestos impagos no puede hacerse público, porque rige el secreto fiscal

La medida que más afecta a Florencia Kirchner es el embargo sobre el dinero que tiene en el Banco Galicia, una resolución dictada por el juez Julián Ercolini en el caso Hotesur y compartida por su par Claudio Bonadio, en Los Sauces. Allí tiene una caja de ahorro con US$ 992.134 y una caja de seguridad con US$ 4.664.000 donde depositó -según la versión de Cristina- la liquidación de los plazos fijos familiares. También tiene una caja de ahorro en pesos por $ 195.111.

El único sueldo en blanco que Florencia declaró ante la Anses es el que percibía como gerenta de Los Sauces SA, la sociedad anónima de los Kirchner dedicada al alquiler de propiedades inmuebles. Ascendía a unos $ 57.000 y, según explicó el abogado de los Kirchner, Carlos Beraldi, era depositado en las cuentas del Banco Galicia en pesos que fue embargada. El letrado solicitó a la Justicia que le levantara la medida sobre esos haberes y justificó que el sueldo sólo se puede embargar en un porcentaje. Pero la medida no se modificó.

Las empresas familiares dedicadas a los hoteles y a los alquileres, en tanto, tienen intervención judicial: tanto Hotesur (la sociedad dueña de Alto Calafate) como Los Sauces. Así, ninguno de los integrantes de la familia puede percibir los dividendos que reportan esos negocios. Lo mismo ocurre con la sucesión de los bienes de Néstor Kirchner, que cuentan con una interventora designada por la Justicia.

El último dolor de cabeza que había tenido Florencia fue una advertencia de posible desalojo, porque debía $ 43.979 a la administración del departamento de Constitución donde vive. Finalmente canceló esa deuda con la ayuda de Cristina Fernández, con el dinero de la pensión que percibe como ex mandataria.