Sábado 25 de Junio de 2022

Luego de las críticas de Cristina Kirchner, los movimientos sociales formarán un partido político para competir en 2023

Publicado: 22-06-2022

Lo anunciaron en el duro comunicado de respuesta a los dichos de la Vicepresidenta. Buscan ganar espacios de poder en las intendencias del conurbano

Los movimientos sociales albertistas, con el Movimiento Evita a la cabeza, formarán un partido político para competir en las elecciones PASO de 2023. El objetivo principal es armar listas paralelas a los intendentes del conurbano bonaerense, pero también en otras provincias. En caso de ser necesario, presentarán un candidato a nivel nacional para jugar en la interna con una precandidatura presidencial.

La intención de dar el salto político -aunque los dirigentes sociales hacen política– surge del duro comunicado que ayer elaboró el Movimiento Evita -titulado “La única verdad es la realidad”- en respuesta a los dichos de Cristina Kirchner.

En el último párrafo, los dirigentes sociales precisaron: “Desde el Movimiento Evita creemos que el peronismo debe ser la estrategia política de los trabajadores y las trabajadoras del presente. Ese trabajo es el asalariado público y privado, son los autónomos, son la economía popular, etc. Negando la realidad del trabajo en el presente nos negamos la posibilidad de construir un futuro para todos y todas. Bienvenido el debate al Frente de Todos, porque lo único que debe preocuparnos es cómo construimos un proyecto de país con justicia social. Sin la economía popular eso es totalmente imposible”. Y adelantaron: “Por eso vamos a convocar a todos los movimientos populares a construir un espacio político, social y cultural que discuta el modelo de país para enfrentar la concentración económica y superar los problemas estructurales que tiene la Argentina”.

En ese comunicado, la cúpula de la organización, integrada por los funcionarios Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro, entre otros, apuntaron contra las declaraciones de CFK: Lamentamos que parte de la dirigencia política sea incapaz de entender la realidad del trabajo en el siglo XXI. Es más fácil pelear con quienes la expresamos, que escuchar y reflexionar acerca de cómo resolver los problemas de los que peor están”.

Por andres Kliphann para infobae