Martes 28 de Mayo de 2024

Mató a un joven de 17 en una picada y su padre lo defendió con una insólita mentira

Publicado: 13-05-2024

La tragedia ocurrió en Quimilí, Santiago del Estero, cuando dos vehículos protagonizaron una picada en la madrugada del domingo 28 de abril.

Un adolescente de 16 años atropelló y le quitó la vida a un joven de 17 mientras participaba en una picada. El hecho ocurrió durante la madrugada del domingo 28 de abril en Santiago del Estero. Leonel Bustos Ruiz, de 17 años, se convirtió en víctima de una competencia ilegal entre dos camionetas 4×4 que recorrían la avenida Rivadavia, en el barrio Tres Rosas de Quimilí. En un momento, la Toyota Hilux manejada por el adolescente embistió brutalmente la moto en la que viajaba Bustos Ruiz, provocando su muerte minutos después del impacto.

El suceso tomó un giro drástico cuando el padre del conductor, Adrián Alejandro López (42), intentó asumir la responsabilidad del accidente para proteger a su hijo. López se presentó en la comisaría durante la madrugada y fue detenido, pero más tarde admitió ante la fiscalía que su hijo era el verdadero responsable.

El adolescente  fue arrestado este viernes por orden de la jueza de control y Garantías de la Circunscripción Capital, María Carolina Salas, tras la declaración en Cámara Gesell de uno de los acompañantes del vehículo. Sin embargo, la confesión tardía del padre del joven evitó que se realizaran pruebas clave, como el control de alcoholemia y pericias toxicológicas.

El caso involucra a otro joven de 18 años, conductor de la segunda camioneta 4×4, acusado de participar en la picada. Aunque la mujer que lo acompañaba respaldó la versión de la competencia ilegal, la novia del conductor de la camioneta Toyota Hilux negó cualquier acuerdo para correr picadas, insistiendo en que solo sintieron el impacto trasero y continuaron su camino.

En medio de estas declaraciones contradictorias, el adolescente enfrenta cargos por «homicidio simple con dolo eventual», una acusación más grave que implica que el crimen fue cometido con conocimiento y aceptación del riesgo.