Jueves 25 de Abril de 2024

MUJER POLICIA MATA A UN VIOLADOR QUE ESTABA LIBRE POR «REDUCCION DE PENA»

Publicado: 22-06-2013

una-mujer-policia-mato-un-violador-libre-reduccion-pena-

Una mujer policía mató a balazos a un violador que estaba libre porque en 2006 le habían reducido la pena, luego de golpearla en la cara, intentó ingresar a su departamento de La Plata para presuntamente abusar de ella

El delincuente fue identificado como Alberto Fabián Sala de  47 años, quien en 2001 había sido condenado a 17 años de cárcel y en 2006, el Tribunal de Casación Penal bonaerense le redujo la pena a 14 tras evaluar como atenuante su perfil psicológico.

Por ese emotivo, Salas estaba en libertad y alrededor de las 15 hs del Viernes entró al segundo piso del edificio ubicado en la calle 5, entre 47 y 48, número 777.

El fiscal Marcelo Romero detalló que «una mujer policía de 27 años, que se desempeña en el área de comunicaciones, estaba saliendo de su departamento y fue sorprendida por un masculino de contextura física muy robusta que intentó ingresar por la fuerza».
«Le colocó una trompada en la boca, la lesionó y ella quedó casi desvanecida», relató el fiscal y agregó que «intentó meterla hacia adentro colocándole un trapo en la boca».
Romero explicó que, una vez adentro del inmueble, la mujer logró tomar su arma reglamentaria y disparar varias veces contra Salas.

«Hay por lo menos cinco disparos, uno le impactó y le provocó la muerte», dijo Romero. Tras la defensa de la policía, el asaltante, pese a estar  herido, escapó y murió en la puerta del edificio.

El fiscal precisó que la mujer fue atendida en su casa, se encontraba en buen estado y sólo tiene una lesión en la boca

La causa fue caratulada como «homicidio» y dijo que la policía fue relevada de la investigación, por estar involucrada una integrante de la fuerza.

Sin embargo, la mujer por ahora no quedará detenida ya que de acuerdo con las primeras investigaciones se trató de un caso de legítima defensa y por los antecedentes de Salas se cree que su intención no era robarle sino violarla.

Al analizar la condena de Salas en 2006, los jueces confirmaron que, tal como se había probado en el juicio oral, el imputado interceptaba a las mujeres en edificios, las amenazaba con un arma, abusaba de ellas, las obligaba a lavar su ropa interior y finalmente les robada el dinero que tenían encima. Las víctimas habían sido una alumna de la carrera de Odontología y una abogada.