Domingo 16 de Junio de 2024

«PARA EL AMOR NO HAY EDAD….», PERO A MUSAI SE LE FUE LA MANO

Publicado: 20-07-2013

0001188429

Musai, un granjero iraqui de 92 años que se quedó viudo hace tres años después de un matrimonio de 58, se casará con una jovencita de 22.
El hombre tiene 18 hijos de su primer matrimonio y lo curioso del caso es que fueron precisamente sus descendientes quienes le ayudaron a encontrar a su futura esposa.
Musai afirma que tras perder a su primera mujer se sentía muy solo, y le preguntó a sus hijos si les parecía bien que se casase de nuevo. Todos estuvieron de acuerdo con la decisión de su padre y buscaron una mujer para él.
Para la joven novia, llamada Muna, la diferencia de edad no importa.