Domingo 16 de Junio de 2024

PORTERO «PROFUGO» MATO A UNA JOVEN EN EL 2007, FUE CONDENADO A 13 AÑOS DE PRISION

Publicado: 09-07-2013

se-escapo-un-portero-acusado-matar-una-chica

El encargado de un edificio del barrio porteño de Floresta permanecía hoy prófugo de la Justicia tras haber sido condenado a 13 años de prisión por el crimen de una joven que residía en el inmueble y está desaparecida desde 2007

Se sospecha que el asesino arrojó el cadáver a la basura, aunque en este caso nunca apareció.

Se trata de Alfredo Daniel Buassi, a quien la Sala IV de la Cámara de Casación Penal de esta Capital Federal le atribuyó el «homicidio simple» de Máxima Ramona Escobar Martínez (19), de nacionalidad paraguaya.

El fiscal de Instrucción de la causa, Martín Niklison, informó que en mayo, los camaristas Juan Carlos Gemignani, Mariano Hernán Borinsky y Gustavo Hornos hicieron lugar a un recurso para condenar a Buassi, quien en 2009 había sido absuelto en un juicio a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 30 porteño.

El representante del Ministerio Público explicó que en esa oportunidad, en un fallo por mayoría el tribunal oral había argumentado que no estaba probada la muerte de Máxima. Sin embargo, para el fiscal, a la joven la habían matado y por eso en 2010 apeló la absolución de Buassi ante la Cámara.

«No tenía la menor duda de que la habían matado. Esa chica no desapareció así como así. En su departamento estaba hasta su documento y ni siquiera había deshecho el bolsito con el que había llegado desde Paraguay», indicó el funcionario judicial.

Niklison recordó que, además, se hallaron rastros de sangre de la víctima en un sector de la planta baja del edificio de la calle Bacacay que había sido limpiado y en unos cartones depositados en un cuarto de la terraza donde Buassi realizaba distintas tareas.

«Cuando se llegó a ese cuartito había un turbo que estaba ventilando el lugar porque había mucho olor», precisó. De acuerdo a la hipótesis que sostuvo el fiscal, a Máxima la atacaron en la planta baja y la condujeron a la terraza donde, «por la cantidad de sangre», probablemente haya sido descuartizada para finalmente desechar sus restos a la basura.

Niklison también recordó que en la causa constaba la declaración de la madre de Buassi quien dos días después de la desaparición de Máxima denunció ante la Policía Federal que su hijo había matado y descuartizado a una chica.

En base a estos elementos, el fiscal pidió que Buassi fuera condenado a 15 años de prisión, aunque los camaristas fijaron una pena de 13.

En el mismo fallo, la Cámara ordenó la captura de Buassi, quien tras la absolución de 2009 había sido liberado, aunque el encargado hasta esta tarde permanecía prófugo, precisaron voceros judiciales y policiales.