Domingo 16 de Junio de 2024

PARTIO «LA DIOCESIS DEL PAPA» LOS PEREGRINOS QUE ESTARAN EN BRASIL PARA VER AL PAPA FRANCISCO

Publicado: 20-07-2013

partieron-rio-janeiro-los-chicos-su-santidad

Un contingente de siete ómnibus de larga distancia partió hacia Río de Janeiro con peregrinos de la «diócesis del Papa» que viajarán durante casi 48 horas para encontrarse con Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud.
La despedida del contingente estuvo en manos del arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires, monseñor Mario Poli, en la catedral metropolitana.
Se trata de jóvenes en su mayoría que pertenecen a la diócesis de Buenos Aires a la que llaman «del Papa» ya que su anterior arzobispo fue el entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, hoy Francisco. El padre Hernán Morelli, párroco de la Villa 1-11-14 del barrio Bajo Flores, viaja con 17 fieles del asentamiento y la mayoría son jóvenes que estudian, trabajan y están comprometidos con su fe.
«Este viaje es muy emocionante», dijo Morelli, mientras esperaba en el edificio de la Curia porteña que le dieran los reales que logró cambiar por un acuerdo entre el Banco Central y el Arzobispado: tan sólo 370 reales por peregrino (mil pesos). A su lado estaba el padre Martín Carroza, quien acompaña a 28 peregrinos de la Villa 31 de Retiro que se prepararon durante un año entero y consiguieron financiar íntegramente el viaje. «Somos una delegación, pero llevamos al barrio, toda la Villa 31 con nosotros», afirmó el padre Martín.
En el «Diario de la Virgen» de la villa de Bajo Flores que repartían los sacerdotes figuraba el testimonio de Dalma, de 17 años, quien confirmó que llevan la Virgen de Luján y la imagen del padre Carlos Mugica, asesinado durante los años trágicos de la Argentina.
Por su parte, la hermana Lidia, de las Hijas del Divino Salvador, fundadas por la beata santiagueña María Antonia de Paz y Figueroa y que trabajan en el santuario de San Cayetano de Liniers, creado por la congregación, contó que viajan siete hermanas.
«Vamos a dormir en bolsas. Estamos acostumbradas a misionar y siempre dormimos así», y recordó que trabajó durante varios años con el padre Pepe en la Villa 21 de Barracas. i