Martes 04 de Octubre de 2022

«Sin torta no hay cumple»: una iniciativa para comedores comunitarios de todo el país

Publicado: 02-11-2019

«Sin torta no hay cumple», llegó a Tandil de la mano de María Alicia, sumando una ciudad argentina más a las 70 existentes, desde Ushuaia a La Quiaca. El creador, José Bouchard, un pastelero de Lanús, que tuvo el objetivo de conectar tortas de cumpleaños con niños que no pueden acceder a una y trascendió fronteras llegando a Paraguay, Uruguay, Perú, Chile, Colombia, Venezuela y Ecuador.De esta forma el proyecto busca que todos los niños puedan acceder al ritual de soplar las velitas y pedir sus tres deseos, aunque en su hogar no lo puedan hacer. Son tiempos muy difíciles, en Argentina de 2019, más del 52% de los menores de 15 años, no cubren sus necesidades básicas, la crisis afecta a 5 millones de jovenes, según las estadísticas oficiales, pero esa misma necesidad, hace que uno mire más allá, como lo hacen estas voluntarias y voluntarios, para ayudar a que estos jóvenes y niños, puedan celebrar su día, un recuerdo que perdurará en el tiempo y hará menos dura la vida, más esperanzadora. Dialogamos con la referente tandilense de «Sin torna no hay cumple», María Alicia Quiñones, quien junto a otras personas sintieron la inquietud de colaborar con el que menos tiene y salieron de la quietud de quejarse y empezaron a hacer: «Comenzamos hace poco, empezaremos con dos merenderos, la intención es armar una cadena para capacitar a la gente del merendero, para que puedan hacer sus tortas y nosotros acompañarlos durante un año, hasta que ellos hagan su torta y así nosotros poder encargarnos de otros merenderos, ya que son muchísimos, los comedores a los que ayudar, porque hay por cada comedor 50 o 60 chicos. Somos un grupo de pasteleras y reposteras, que queríamos ayudar a que cada chico, aunque no pueda económicamente, aunque tengan otras prioridades, puedan celebrar su cumpleaños, festejar. Para nosotras es fundamental la difusión, porque hacemos las tortas con dinero que ponemos nosotras pero fundamentalmente, con donaciones de los habitantes de Tandil nos acercan». El festejo del cumpleaños viene de la antigüedad, es parte de la cultura, hace miles de años el círculo de velas sobre la torta, realizaba para ahuyentar a los malos espíritus, proteger su salud y bienestar durante el año, este gesto de los voluntarios, de llevar el pastel de cumpleaños a los comedores, hace que más allá de las carencias materiales que pueda sufrir, ese día sea especial.